Visa y Mastercard acuerdan limitar las tarifas por transferencia bancaria

Visa y Mastercard acordaron limitar las llamadas tarifas por transferencia bancaria cobradas a los comerciantes que aceptan sus tarjetas de crédito, como parte de un acuerdo de demanda colectiva que podría ahorrarles a los comerciantes alrededor de $30 mil millones en cinco años, el último avance en casi 20 años. batalla legal que duró un año.

Cada vez que un cliente utiliza una de sus tarjetas de crédito, Visa o Mastercard cobra una tarifa de transferencia, también llamada tarifa de intercambio, por procesar la transacción, que comparte con los bancos que emiten las tarjetas. Los comerciantes trasladan esas tarifas a los clientes, una práctica que efectivamente infla los precios (y puede motivar que se ofrezcan descuentos a los clientes que pagan en efectivo).

El acuerdo, anunciado el martes y sujeto a la aprobación del tribunal, se remonta a una demanda de 2005 presentada por comerciantes que afirmaron haber pagado tarifas excesivas para aceptar tarjetas de crédito Visa y Mastercard.

A medida que a lo largo de los años el gasto de los consumidores se ha desplazado hacia las tarjetas de crédito, las tarifas de procesamiento también han aumentado. Por aceptar Visa y Mastercard, los comerciantes estadounidenses pagaron 101 mil millones de dólares en tarifas totales en 2023, incluidos 72 mil millones de dólares en tarifas de intercambio, según el Informe Nilson, que rastrea la industria de pagos. Las tarifas también generan ganancias para los grandes bancos que emiten las tarjetas y pagan indirectamente los programas de recompensas de las tarjetas de crédito, que no se espera que se vean afectados por el acuerdo de conciliación.

Además de limitar las tarifas de escaneo (un promedio del 2,26% de la transacción, según Nilson), Visa y Mastercard acordaron reducir la tarifa de escaneo de cada comerciante en al menos 0,04 puntos porcentuales durante al menos tres años. Durante cinco años, las empresas no aumentarán las tarifas más allá de las publicadas a finales del año pasado. En todo el sistema, la tarifa promedio debe ser al menos 0,07 puntos porcentuales menor que la tasa promedio actual, cálculo que verificará un auditor independiente.

Los comerciantes también podrán ajustar sus precios en función de los costos asociados con la aceptación de diferentes tarjetas, lo que permitirá a los clientes saber por qué algunas tarjetas (generalmente tarjetas de presentación y aquellas con más recompensas y ventajas) cuestan más que otras.

«Este acuerdo logra nuestro objetivo de eliminar las restricciones anticompetitivas y proporcionar ahorros inmediatos y significativos a todos los comerciantes estadounidenses, pequeños y grandes», dijo en un comunicado Robert Eisler, abogado codirector de los demandantes.

Pero no todos los comerciantes, especialmente los más pequeños, son tan optimistas sobre los cambios propuestos. Las reducciones temporales de tarifas no son suficientes y resaltan por qué el Congreso debe aprobar legislación para promover un mercado más competitivo, dijo la Merchants Payments Coalition, un grupo comercial que representa a minoristas, supermercados, tiendas de conveniencia, gasolineras y comerciantes en línea.

«El acuerdo no hace nada para inducir a las fuerzas competitivas del mercado a robar tarifas o cambiar el comportamiento de un cártel que fija las tarifas centralmente e impide la competencia», dijo Christopher Jones, miembro del comité ejecutivo de la coalición y vicepresidente senior de relaciones gubernamentales del National Asociación de Dulces. “En cambio, busca brindar un alivio simbólico y temporal y luego permite a las compañías de tarjetas subir las tarifas nuevamente”.

El senador Richard J. Durbin, un demócrata de Illinois que ha luchado durante mucho tiempo para controlar las tarifas de intercambio, presentó en junio una legislación bipartidista que requeriría que los grandes bancos que emiten tarjetas de crédito permitan el procesamiento de tarjetas en al menos otra red además de Visa o Visa. Mastercard, en un esfuerzo por crear más opciones para los comerciantes más allá de los dos pesos pesados ​​de la industria.

Doug Kantor, abogado general de la Asociación Nacional de Tiendas de Conveniencia, dijo que las disposiciones sobre transacciones que permitirían a los comerciantes cobrar más por tarjetas de crédito que conllevan tarifas más altas serán complicadas de implementar y enfrentarán a los comerciantes con sus clientes.

“Incluso si los usan, convierten a los comerciantes en recaudadores de impuestos – y convierten a los comerciantes en los malos a los ojos del consumidor, cuando en realidad son las compañías de tarjetas de crédito las que presionan a todos cuando se trata de tarifas elevadas. ”, añadió Kantor.

Ni Visa ni Mastercard admitieron haber actuado mal.

En un comunicado, el director jurídico y asesor general de Mastercard, Rob Beard, dijo que el acuerdo «cierra una disputa de larga data al proporcionar certeza y valor sustanciales a los propietarios de negocios, incluida la flexibilidad en la forma en que gestionan la aceptación de tarjetas en el programa».

Por otra parte, Kim Lawrence, presidente de Visa en América del Norte, dijo que la compañía había «llegado a un acuerdo con importantes concesiones que abordan los verdaderos puntos débiles identificados por las pequeñas empresas».

Ron Shevlin, jefe de investigación de Cornerstone Advisors, una firma de asesoría bancaria, dijo que la parte más importante del acuerdo puede ser la capacidad de los comerciantes más pequeños de unirse para negociar tarifas como grandes grupos.

«Aquí es donde se abrió la puerta», añadió, «a algo que no tenían el poder de hacer».