Una ‘turbulencia extrema’ en un vuelo de Singapore Airlines mata a una persona y deja decenas de heridos

Un británico de 73 años murió y decenas de personas resultaron heridas después de que un avión encontró «turbulencias extremas repentinas» aproximadamente 10 horas después de haber iniciado el vuelo de Londres a Singapur, dijeron funcionarios el martes.

El avión, un Boeing 777-300ER operado por Singapore Airlines, fue desviado a Bangkok, dijo la aerolínea en un comunicado, y aterrizó a las 15.45 hora local del martes.

En total, 71 personas, entre pasajeros y tripulantes, resultaron heridas, dijo un hospital de Bangkok. El Hospital Samitivej Srinakarin dijo que de las 71 personas del vuelo que fueron atendidas en su red médica, seis resultaron gravemente heridas. Cuatro de los heridos eran de Gran Bretaña, tres de Malasia, dos de Nueva Zelanda y dos de Estados Unidos, y uno de Irlanda y uno de España. Se desconocen las nacionalidades de las otras víctimas.

Los pasajeros y la tripulación restantes fueron examinados y tratados en el aeropuerto Suvarnabhumi de Bangkok, dijo la aerolínea. El Ministerio de Transporte de Singapur dijo que estaba investigando el episodio y enviaría investigadores a Bangkok, y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte de Estados Unidos dijo que enviaría un representante y cuatro asesores técnicos para ayudar. EL Primer Ministro de Tailandia Dijo que su gobierno “ayudará con todo lo necesario a los heridos”.

El hombre murió a bordo del vuelo, dijo el director del aeropuerto de Bangkok, Kittipong Kittikachorn, sin identificarlo por su nombre ni dar la causa de la muerte. La esposa del hombre resultó herida y fue trasladada al hospital, dijo Kittipong.

El tiempo medio de vuelo en esta ruta es de poco menos de 13 horas. Kittipong dijo en una conferencia de prensa que abordó el avión después del aterrizaje y describió la escena como «un desastre».

El vuelo, SQ321, despegó de Heathrow el lunes a las 22.38 horas, hora local, con 211 pasajeros y 18 miembros de la tripulación. La aerolínea dijo que encontró turbulencias sobre la cuenca del Irrawaddy, sobre Myanmar, a 37.000 pies. Los datos de Flight Radar 24, un sitio web que recopila información pública sobre vuelos, parecen mostrar que unas 10 horas después, pasó de 37.000 pies a una altitud de unos 31.000 pies en sólo unos minutos.

El piloto declaró emergencia médica y desvió el vuelo a Bangkok.

Unos 100 pasajeros ilesos debían volar a Singapur el martes, dijo Kittipong. Los describió como en estado de shock.

No está claro qué causó el episodio. Mientras el avión atravesaba Myanmar, los datos satelitales mostraron que una fuerte tormenta comenzaba a formarse y se agitaba hacia altitudes más altas, lo que sugiere que la atmósfera en la región se estaba volviendo inestable. El avión también se dirigía hacia otras tormentas que se estaban desarrollando a lo largo de la costa de Myanmar.

Las muertes causadas por turbulencias son raras.

Según una investigación de la NTSB, la última vez que un pasajero de un vuelo comercial operado por una aerolínea estadounidense murió a causa de una lesión relacionada con turbulencias fue en 1997, cuando un vuelo de United Airlines de Tokio a Honolulu experimentó graves turbulencias sobre el Océano Pacífico. La pasajera no llevaba cinturón de seguridad y, según las investigaciones, salió volando de su asiento, golpeándose quizás la cabeza con el maletero.

Investigaciones recientes indican que las turbulencias están aumentando y que el cambio climático es una causa, particularmente las altas emisiones de dióxido de carbono que afectan las corrientes de aire.

José Alvarado, piloto de la aerolínea islandesa Play, dijo que, según su experiencia, las turbulencias en aire claro, que ocurren con mayor frecuencia en altitudes elevadas, pueden ocurrir sin previo aviso. Por eso les dice a los pasajeros: «Aunque no haya turbulencias, manténganse abrochados los cinturones de seguridad».

Una vez, hace más de veinte años, mientras trabajaba como asistente de vuelo, en un vuelo de Madrid a Buenos Aires se encontró con una turbulencia tan violenta que fue lanzado hacia arriba cuando el avión cayó repentinamente a unos 4.000 pies. Su espalda y sus omóplatos golpearon el techo de la cabina antes de caer de nuevo.

«Estaba saltando arriba y abajo», dijo, añadiendo que algunos pasajeros también resultaron heridos. Dijo que no había experimentado nada parecido desde entonces.

Chee Hong Tat, ministro de Transporte de Singapur, dijo en un comunicado que estaba «profundamente entristecido al enterarse del accidente».

Singapore Airlines expresó sus condolencias a la familia de la persona que murió en el vuelo y agregó que «nos disculpamos profundamente por la experiencia traumática que soportaron nuestros pasajeros y miembros de la tripulación en este vuelo».

La contribución del informe fue proporcionada por Judson Jones, Jenny Gross, Cristina Chung Y Marco Walker.