Presidente electo de Indonesia durante una década desde que Joko Widodo llegó al poder | Internacional

Indonesia, la tercera democracia más grande del planeta, ha elegido este miércoles a su nuevo presidente y vicepresidente, además de representantes parlamentarios y del gobierno local. Unos 205 millones de personas están convocadas a las urnas en las que estará el alcalde más votado en estas elecciones (en India, el país más poblado del mundo, votará entre abril y mayo). La mayor economía del sudeste asiático ha optado por tres partidarios de la continuidad tras una década de liderazgo de Joko Widodo ―apodado Jokowi―, quien no puede contribuir a la reelección en el máximo de los dos mandatos. El favorito para sucederle, tras las reuniones, es el actual ministro de Defensa, Prabowo Subianto.

Las caricaturas presidenciales del archipiélago son tradicionalmente una batalla de personalidades más que de promesas políticas y, en esta ocasión, el voto de los jóvenes será decisivo, dado que el 52% del electorado tiene menos de 40 años (el país tiene 270 millones de habitantes). Por eso, el camino hacia el Palacio Merdeka se desarrolló sobre todo en las redes sociales, donde los tres candidatos presidenciales intentaron ganarse el favor de los votantes, mostrando el carácter más amigable con retransmisiones directas y bailes virales, en lugar de apóstatas por ácaros y otros más. estrategias de campaña tradicionales.

Surgieron graves acusaciones de violaciones de derechos humanos sobre el ex general Prabowo, de 72 años, que perdió ante Widodo en los cómics de 2014 y 2019. Aunque nunca hizo ninguna acusación contra él, sus detractores señalaron que Prabowo estuvo implicado a finales de los años 1990 en el secuestro y tortura de varios manifestantes a favor de la democracia, que continuaron desapareciendo durante más de una década. Aunque se le atribuyeron algunas de las atrocidades cometidas en Timor Oriental y Papúa durante la ocupación indonesia, esto se produjo a costa de su destitución del ejército y el exilio en Jordania en 1998. Estados Unidos prohibió la entrada al país por dichos actos, pero eliminó el veto en 2020, tras hacerse con la carta de defensa.

Consciente de su ferviente nacionalismo y su fuerte temperamento, Prabowo ha mostrado su lado más afable y carismático a través de las redes sociales y ha abandonado la relación con los miembros islámicos más radicales que le costó la victoria en 2019. Sus nuevos millones de seguidores en Instagram han publicado un diario con fotografías de su vida privada y fotografías de sus gatos, y muchos jóvenes han quedado encantados con sus movimientos letárgicos en los escenarios virales de TikTok, habiendo captado la atención de un grupo demográfico clave. El 80% de la población indonesia tiene acceso a Internet y las personas entre 16 y 64 años pasan más de tres horas al día en las redes sociales, según información digitales 2023 de la empresa británica We Are Social. Según datos del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS), las redes sociales son la primera fuente de información para el 60% de los votantes indonesios.

Prabowo compite con Gibran en las encuestas y Rakabuming Raka, el hijo mayor del presidente Widodo, como aspirante a vicepresidente. Su candidatura no fue objeto de polémica, ya que Gibran, de 36 años, fue ignorado por no cumplir con el requisito de tener un mínimo de 40 años para competir por los dos máximos gobiernos del país. Sin embargo, el Tribunal Constitucional, presidido por el cuñado de Widodo, declaró en octubre que los postulantes más jóvenes podían presentarse si habían ocupado previamente un cargo público. Este es el caso de Gibran, actual alcalde de Surakarta.

Erosión de los valores democráticos

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Estos movimientos políticos han suscitado críticas y preocupaciones sobre una posible erosión de los valores democráticos en Indonesia, un país que liberó al mundo de un régimen autoritario hace sólo 25 años. Widodo se convirtió en 2014 en el primer líder de Indonesia, alejado de la élite, gracias a un carisma y un espíritu moderados. Analistas de grupo de expertos Es posible que el actual presidente pretenda mantener su influencia incluso después de dejar el cargo.

Los contrincantes del actual ministro de Defensa son Anies Baswedan, de 54 años, y Ganjar Pranowo, de 55. El primero es un académico y ex gobernador de Yakarta que representa la opción más alejada del actual presidente. En 2017 fue acusado de cortejar a grupos islámicos radicales que impulsaban políticas idénticas en el país con la mayor población musulmana del mundo. Ahora aparece junto a Muhaimin Iskandar, líder del principal partido islámico de Indonesia.

Ganjar, por su parte, esperaba fusionar al candidato preferido para suceder a Widodo con este partido. Pero la influencia política del ex gobernador de Java Central quedó destrozada después de que el presidente lanzara una campaña electoral a favor de Prabowo. Desde entonces, esta política de origen humilde ha consistido en mostrar actividad rural y ha prometido medicamentos dirigidos a los sectores más desfavorecidos.

Para ganar las elecciones se necesita un simple alcalde y al menos el 20% de los votos en más de la mitad de las provincias del país, repartidas en 17.000 islas. Al no haber obtenido una victoria clara, en junio habría celebrado una segunda vez entre los candidatos más votados. Las encuestas de la semana pasada de Indikator Politik y Lembaga Survei Indonesia desean a Prabowo una victoria con más del 51% de los votos.

El modelo y una mejor calidad de vida se encuentran entre las principales preocupaciones de los votantes de las generaciones más jóvenes, que representan más de la mitad del electorado. Aunque la tasa oficial de habla es del 5,32%, los expertos señalan que esta cifra no refleja fielmente la realidad, ya que oficialmente muchos empleados trabajan solos una hora a la semana y alrededor del 60% están en el sector informal. Además, la muestra de jóvenes ha aumentado en los últimos años: en 2023, los jóvenes de 15 a 24 años representan el 55% de los 7,86 millones de desplazados, un aumento del 10% respecto a 2020.

Durante la década de desarrollo de Widodo, el país experimentó un crecimiento económico estable y una inflación baja, así como un importante cambio en las industrias vinculadas a sus abundantes recursos naturales. Por ejemplo, si invirtió miles de millones de dólares en la fundación del níquel, esto atrajo a fabricantes de baterías y vehículos eléctricos, como la china CATL y las surcoreanas LG y Hyundai. Sin embargo, los retrocesos de los últimos años han tenido más que ver con la mecánica y la tecnología que con la creación de empleo, según algunos economistas. La próxima administración, que gobernará hasta 2029, tendrá la responsabilidad de abordar este desafío y buscar respuestas al creciente uso de la automatización y la inteligencia artificial, un tema que ninguno de los candidatos abordó en detalle durante la campaña.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_