Andréi Kordochkin: Sacerdotes ortodoxos rusos perseguidos por oponerse a la guerra | Internacional

En Rusia ni siquiera se han discutido todas las posibilidades de resistencia pacífica a los estruendos dictatoriales y beligerantes de sus dirigentes. Así opina el arcipreste Andréi Kordochkin, de 46 años, que a principios de 2023 fue suspendido como párroco de la catedral de Santa María Magdalena de Madrid por su oposición a la invasión rusa de Ucrania. Según el sacerdote, es hora de estudiar el ejemplo del estadounidense Martin Luther King, activista de los derechos civiles de los años cincuenta y de un pasado lejano, que encabezó el movimiento de resistencia pacífica contra la guerra de Vietnam y las armas nucleares.

Por orden de Kiril, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), el padre Andréi Tuvo, que abandonó la parroquia a la que durante casi dos décadas la ha visto crecer, desde su forma embrionaria (en la localidad de una antigua fruta de Madrid ) hasta convertirse en una sólida catedral. Ahora vivo en Alemania.

Por ello, Kordochkin ofició una ceremonia religiosa de Alexéi Navalni, el opositor de Vladímir Putin asesinado en el pasado febril en un tribunal ártico, cuya retransmisión en YouTube fue seguida por más de medio millón de personas. Era uno de los sacerdotes que exigía llevar el cuerpo político a su madre.

«Creo que en Rusia no hemos aprovechado plenamente el potencial de la resistencia no violenta», afirmó Kordochkin. “En EE UU, durante la guerra de Vietnam, hubo una importante resistencia popular a la movilización. Desde mi cómoda existencia en Europa no puedo dar consejos a los rusos en Rusia, pero eso no significa que deban ser meros espectadores. Estudiamos todas las formas de resistencia no violenta, incluido Martin Luther King”, dice, y dejamos el trabajo de voluntarios rusos que ayudaban a buscar movilizaciones o ayudaban a refugiados de Ucrania.

Nacido en Leningrado y educado en Oxford, el arcipreste Kordochkin preparó en Alemania un trabajo académico sobre aspectos religiosos, eclesiásticos y filosóficos de la guerra en Ucrania. Entre sus objetos de estudio se encuentra «el culto a la muerte», explicó en conversación telefónica con este periódico.

Kordochkin está bajo la jurisdicción del Patriarcado Ecuménico Ortodoxo de Constantinopla en Bruselas y es cofundador de una página web, mir-vsem.info, donde sectores ortodoxos pacifistas expresan sus posiciones e intentan ayudar a los sacerdotes expulsados ​​de sus parroquias o Pruebas para expresar tus creencias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El padre Andréi vivió como “una cuestión personal” el ataque de Rusia en Ucrania en febrero de 2022, por lo que la mitad de sus feligreses en Madrid eran ucranios. “Era como si el Gobierno hubiera atacado mi parroquia y yo fuera el defensor de mi comunidad”, dice el arcipreste, uno de los 300 sacerdotes ortodoxos que se pronunciaron contra la guerra en marzo de 2022, antes de que la Federación Rusa castigara este gesto.

Plegaria por la victoria de la “Santa Rusia”

Mientras tanto, en septiembre de 2022, el patriarca Kiril, cada vez más beligerante, ordenó a los párrocos de su organización rezaran una plegaria por la “victoria” de la “Santa Rusia” en sus servicios litúrgicos. Los sacerdotes disidentes modificaron la oración, reemplazando la palabra «victoria» por la palabra «paz», o ignoraron este ámbito que reivindica la «restauración de la unidad en los países de la Santa Rusia» y asocian el concepto de «Santa Rusia» con un concepto más amplio. territorio que el que utiliza el Estado.

La “Oración por la Santa Rusia” ha tenido eco en las parroquias ortodoxas de Europa. Un comunicado conjunto de la Asamblea Episcopal Española y la Iglesia Ortodoxa Rusa de España y Portugal resalta el «dolor causado por la invasión rusa de Ucrania», califica la guerra de «repugnante» y pide «intensificar la oración por la paz en todo el mundo, especialmente en Ucrania”, para “detener la violencia” y “reconstruir la fraternidad universal”. El contraste entre este lenguaje y el del Patriarca de Moscú es evidente.

Entre los últimos sacerdotes castigados en Rusia por su actividad pacifista se encuentra Alexéi Uminski, un popular arcipreste, párroco de un templo de Moscú, cuya iglesia ortodoxa fue expulsada por un tribunal eclesiástico. Uminski (como Kordochkin) era leal al patriarcado de Constantinopla. El teólogo Andréi Kuráiev también se refugió en Europa.

«No es la primera vez en la historia que una iglesia defiende la guerra», subraya Kordochkin, quien recuerda que el mandato «no a las muertes» es objeto de dos interpretaciones: la que da un valor absoluto a la prohibición y la que eso le otorga un valor relacionado en nombre de la “guerra justa”, concepto vigente en discusión que se remonta a San Agustín.

En la Unión Soviética también se mantuvieron durante la guerra de Afganistán lemas como «paz en el mundo» o «no a la guerra», explica el sacerdote. “El discurso oficial fue el de la paz y es increíble que esas consignas soviéticas sean hoy criminalizadas”, exclama. Kordochkin ve grandes diferencias entre el retraso de la era soviética en su creación y los acontecimientos actuales. Las generaciones que conocían la guerra desaparecieron, la bella idea se volvió romántica y provocó problemas de identidad relacionados con la desintegración de la URSS.

El Gobierno ruso encontró una «nueva ideología» con «un elemento sagrado que unía a la sociedad» y el encuentro con «el culto a la victoria en la Segunda Guerra Mundial». De esta manera, el Estado ruso ha construido una especie de «religión civil», una «doctrina que puede unir a todos los miembros de la sociedad, sean religiosos o no». “Eligieron la guerra, se declararon herederos de la victoria y este es el principio básico de esta religión civil”, afirma. La “visualización de esta doctrina”, dice, es la catedral de las Fuerzas Armadas de Moscú, que introduce símbolos y elementos de la historia de la Unión Soviética en su interior y así la sacraliza y, en un sentimiento más amplio, globaliza su guerra. Los guerreros que lucharon en Ucrania aparecen en los mosaicos decorativos de ese templo inaugurado en 2020.

“De modo que la Iglesia ortodoxa participó en la construcción de una doctrina que, como cuerpo externo, se introduce en la Iglesia, donde es fertilizada artificialmente y donde es sacralizada”, explica Kordochkin. Se trata del «mundo ruso», término del siglo XI que se identifica con la idea de la «Santa Rusia» y, por tanto, sacraliza la guerra.

“Los procesos dentro de la Iglesia son también los de la sociedad”, dice el padre Andréi. “Si no escuchamos las voces de quienes no pertenecen a la agenda oficial, no significa que esas voces no existan”, explica el sacerdote, que dice haber recibido un vídeo con unos oficios funerarios en memoria de Navalni celebró en una provincia rusa ante el fin del círculo de feligreses. ¿Una nueva iglesia de las catacumbas? «Es imposible saber la cantidad de estos casos», afirma.

«Guerra y dictadura son sinónimos», continúa Kordochkin. «Se acabó la dictadura, se acabó la guerra; termina la guerra, termina la dictadura. Los emigrantes políticos rusos están divididos sobre cómo actuar. No sé si existe una fórmula para derrotar la dictadura dentro de la sociedad rusa, pero debido a la inestabilidad de la dictadura y buscando su estabilidad es necesario recordar que la dictadura es una fórmula inestable que puede colapsar en cuestión de horas. El líder rumano Nicolae Ceaucescu se sintió muy seguro poco antes de su final político y físico (en 1989) y no pensó que la URSS desaparecería tan deprimida (en 1991). No es necesario jugar por las apariencias”, afirma. “No puedo llamar a la revolución, pero sólo puedo recordar las palabras de Luther King: Lo que hace imposible una revolución pacífica, hace inevitable una revolución violenta”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_